Ignacio Pinazo es uno de los pintores más importantes de la Historia del Arte valenciano y, sin embargo, un gran desconocido para el gran público. La exposición que se celebra en el IVAM hasta el año que viene quiere poner remedio a esa injusticia histórica.

Ignacio Pinazo - Detalle de Rincón con labradora

Ignacio Pinazo – Detalle de Rincón con labradora. Vía IVAM.

La obra de Ignacio Pinazo, un tesoro por descubrir

Han tenido que pasar 100 años desde su muerte para que la obra de Ignacio Pinazo (1849-1916) llegue al gran público. A pesar de que varias de sus obras están expuestas en algunos de los principales museos (como el Museo del Prado), el pintor valenciano no ha logrado ser profeta en su tierra.

Durante mucho tiempo, Pinazo ha estado escondido a la sombra de Sorolla. Sin embargo, la calidad de su trabajo habla por sí sola y exposiciones como la inaugurada este mes en el IVAM intentan reivindicar su figura y obra.

¿Ignacio Pinazo en el IVAM?

Durante su primera etapa pictórica, Ignacio Pinazo cultivó el arte más academicista, con obras dedicadas a grandes hitos de la Historia, grandilocuentes y, quizás, fríos. Sin embargo es en su segunda etapa, más íntima e impresionista, cuando su arte se despliega con más brillo.  Se le considera precursor de Joaquín Sorolla y de Francisco Domingo.

Ignacio Pinazo - El infante don Pedro, arrodillado (Estudio para Últimos momentos del rey don Jaime)

Ignacio Pinazo – El infante don Pedro, arrodillado (Estudio para Últimos momentos del rey don Jaime). De su etapa de temática histórica. Vía Museo del Prado.

 

Ignacio Pinazo - Desnudo de mujer

Ignacio Pinazo – Desnudo de mujer. Vía Museo del Prado.

Con este bagaje, el encaje de un pintor como Pinazo en el IVAM se hacía complicado. Sus obras estaban almacenadas, sin el reconocimiento que merecían. Con esta muestra se plantea una nueva lectura de su obra que pone de relieve la modernidad latente en sus pinturas y dibujos: “La muestra señala una serie de afinidades y paralelismos formales con artistas como Julio González, Saura, Barceló, Bores, Cossío… planteando nuevas lecturas y relatos que ponen en valor los fondos de la colección del IVAM”, afirman desde el museo.

Esta exposición, que reúne 150 obras, nos descubre el potencial y la intuición de Pinazo, su capacidad de abstracción e impulso creativo; así como sus semejanzas con más de una veintena de artistas de vanguardia.

Ignacio Pinazo - Gente a la entrada de un edificio

Ignacio Pinazo – Gente a la entrada de un edificio. Vía IVAM.

 

Ignacio Pinazo Flores silvestres

Ignacio Pinazo Flores silvestres. Vía IVAM.

 

La vida de Ignacio Pinazo

Los orígenes humildes de Ignacio Pinazo le obligaron desde muy joven trabajar para contribuir con la economía familiar. Su talento, sin embargo, le hace decantarse por oficios como el de platero, decorador de azulejos o pintor de abanicos. Al quedarse huérfano, va a vivir con su abuelo y comienza a estudiar en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, al tiempo que trabajaba de sombrerero. Con tan sólo 24 años consigue su primer éxito, al presentar sus obras en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1871.

 

Ignacio Pinazo - A la orilla del estanque

Ignacio Pinazo – A la orilla del estanque. Vía Museo del Prado.

Dos años más tarde, con el dinero obtenido gracias a la venta de un cuadro, viaja por primera vez a Roma, ciudad en la que vivirá de 1876 a 1881, gracias a una beca. En su primera estancia en la Ciudad Eterna, comenzó a pintar sus grandes obras históricas. En 1874 regresó a Valencia y comenzó una etapa más intimista, con temas cotidianos donde los elementos realistas se funden con los simbolistas, y el color y las luces y sombras  definen el espacio.

 

Ignacio Pinazo - Barca en la playa de Cabañas

Ignacio Pinazo – Barca en la playa de Cabañas. Vía Museo del Prado.

 

En la siguiente década enseñó en la Escuela de Valencia y recibió muchos encargos de la aristocracia valenciana. Además, obtuvo reconocimiento en las exposiciones nacionales de arte, en las que logró, en 1881 y 1885, una medalla de plata, y en 1897 y 1899, medalla de oro. En 1896 ingresó como académico en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos y en 1903 fue nombrado académico de San Fernando. Recibió una medalla real, y en 1912 la ciudad de Valencia le dedicó una plaza. Sí, ésa plaza donde seguro que has quedado alguna vez.

Si quieres saber más, no te pierdas este completísimo artículo de Vicent Baydal para Valencia Plaza.

 

Datos de la exposición de Ignacio Pinazo:

IVAM: Guillém de Castro, 118. Valencia

Del 8 de septiembre de 2016 al 17 de septiembre de 2017.

Horario:Martes a domingo de 11:00 a 19:30 horas.

Viernes de 11:00 a 21:00 horas.