En una librería comprando libros impresos.

 

La revolución que sacudió los cimientos del mundo

Con la llegada de la llamada era digital, una revolución sacudió los cimientos del mundo de los contenidos culturales y de entretenimiento.

La música, el cine, la fotografía o la literatura se vieron amenazados por un vendaval que parecía que iba a llevarse por delante todo soporte – y modelo de negocio- existente: discos compactos, salas de cine, dvds y, cómo no, libros impresos.

Sin embargo, a día de hoy, el papel permanece y convive con otros formatos que permiten llevar las experiencias y conocimientos de sus autores hasta millones de lectores. Aún así, si desea sobrevivir, el libro impreso debe superar el reto que supone competir con su homólogo digital.

Colección Kafka de Peter Mendelsun. Vía Gestalten.

Los libros electrónicos tienen multitud de virtudes que los convierten en un vehículo eficiente y masivo; pero anulan en cierto modo la individualidad de cada obra. Por eso, en La Imprenta CG apostamos por la calidad, el cariño y el mimo en cada impresión; para dotar al libro de un valor añadido que lo convierta en un verdadero objeto de deseo. De este modo el soporte en papel se convierte en una ventaja y no en un inconveniente: el crujir de sus páginas, el olor de la tinta, el diseño o la calidad de la imágenes son elementos que un libro digital jamás podrá reproducir.

Apertura de la exposición Fully Booked Ink Paper. Vía Gestalten.

Experiencias como la de Ivory Press, las nuevas colecciones de la Editorial Penguin o la exposición Fully Booked: Ink on Paper demuestran que el libro impreso goza de excelente salud; siempre que recuerde dos máximas: calidad y singularidad.

El “libro de aeropuerto” quizás tenga los días contados; pero el libro de calidad, que soporta el paso del tiempo y ofrece algo más que páginas que se despegan e imágenes de mala calidad, está destinado a sobrevivir.

Ejemplo de libro impreso en La Imprenta CG.

Son estas cualidades las que convierten al libro en un objeto con vocación de permanencia, no en un archivo que puede perderse en el limbo del disco duro o en el que salten banners publicitarios sin control; sino en una experiencia total que el lector podrá atesorar para siempre.

En La Imprenta CG amamos los libros y apostamos por la calidad en la impresión para producir obras que ofrezcan algo más que ceros y unos.