Hoy tenemos el gusto de presentaros el trabajo y las reflexiones de Carlos Medina, un joven fotógrafo y escritor valenciano afincado en Barcelona quien, desde hace varios años, desarrolla un trabajo creativo que nos invita a poner freno al acelerado ritmo que todos llevamos y a mirar atentamente la realidad para pensar en qué hay en ella de nosotros mismos y cómo modela nuestra forma de vivir y pensar.

Carlos Medina por sí mismo

Desdoblar la realidad y romper límites

“Cada imagen que trato crear cuando fotografío a alguien o alguna cosa siempre viene derivada de una emoción, es una manera de crear un “alter ego” y posicionarlo en un sentimiento desprendido y sin prolongaciones, como si me pusiera en un balcón y mis emociones hiciesen una obra con mis ideas más ilimitadas.

Describir unas situaciones dentro de un lenguaje puede llegar a ser muy limitado, ya que, en mi caso, entre mis palabras y mis pensamientos algo se pierde cuando trato de explicar una inquietud propia. Siempre, cuando trataba de describir mis emociones, mis guerras existenciales o en general un sentimiento, trataba de llevarlo a una imagen, a una textura o a un momento real que me hiciera llegar allí. Por eso las fotografís, las imágenes en general, me atraen. La verdad que nunca tuve como idea mercantilizar mi fotografía, tan solo era una vía de escape que no quería envenenar con ambiciones laborales competitivas. Pero supongo que todos crecemos dentro de este sistema.”

carlos medina

La esperanza agota

Búsquedas y encuentros: aromas, texturas y vértigo

“No sé mucho de cualidades fundamentales, mi trabajo es bastante autodidacta, de búsquedas y de encuentros, dando pasos en los errores como en algunos aciertos. La honestidad y la libertad creativa son esenciales para que puedas llegar al hueco visual pretendido. Recuerdo cuando era pequeño que siempre juntaba muchísimas fotografías encima de mi cama, una cama individual de 90 cm. Me llamaba la atención que el máximo tiempo invertido en ordenar esas fotos era de un minuto; un segundo era una imagen para siempre, un recuerdo. Hay que conseguir crear un aroma, una textura, un vértigo como hacen los recuerdos en nosotros. Esto sería para mí lo fundamental, que las imágenes lleven en su espalda un concepto para que sean perennes en nuestro carácter, en nuestra idea de nosotros mismos. Bajo mi perspectiva, lo que diferencia a la fotografía de otras artes es que en base a una escena cotidiana sacada de contexto puedes llegar a lo que quiere transmitir la mirada del propio artista.”

carlos medina

Gigantes en la ciudad

Fotografía más allá de la fotografía y al alcance de todos

“Supongo que en la cantidad no reside la calidad, pero sí que da más oportunidades de crear una foto de calidad. La sobreinformación puede ser muy contraproducente en nuestra forma de crear por eso es necesario educar bien los ojos, los sentimientos y a nosotros mismos. En mi opinión, una imagen más especial puede ser aquella que se acerque a una pintura, demasiado grande es el banco de imágenes de un móvil; crear una imagen debe, para mí, proporcionar exclusividad a quien la observa.

Una buena fotografía no siempre va de la mano de una cámara. Las fotografías están constantemente pasando por mis ojos, incluso por mis palabras. Describir ideas etéreas es algo que me atrapa, por eso sí que creo que está al alcance de cualquiera. Nos educan para definirnos como especiales, ser cualquiera es incluso algo despectivo pero la realidad es que las imágenes están inherentes en el ser humano y a mi parecer, una buena imagen, una buena fotografía es incluso saber distinguir un silencio.”

carlos medina

El ayer es nostálgico

 

Referentes e influencias

“Como fotógrafos referentes tengo muchos. Mi iniciación en la fotografía fue en la calle, buscando imágenes únicas que solo yo podía percibir, por orientación de la mirada, por luz, por exclusividad del espacio temporal, etc. En base a eso, siempre se me aparecían los nombres de Robert Frank, Bruce Davidson, Elsken…

Pero es curioso que, con el paso del tiempo, he sentido que escritoras como Pizarnik, Plath u otros como Pushkin, Emerson, Camus o incluso Marco Aurelio, eran capaces de influir en mi trabajo.

La literatura ha sido algo que llegó a mí por desidia o hastío de la realidad. Acercarme a ella fue como un regalo, leer como describían los sentimientos que me iban ocurriendo con tanta facilidad y con tanta similitud me hacía sentir menos solo, menos aislado. Los papeles adolescentes, si se alargan, juegan malas pasadas y no hablar seriamente de tus inquietudes puede hacer que no te sientas en ningún lugar en concreto pese que todo esté dispuesto para que así sea.”

carlos medina

Nos harán perder la luz

Es muy complicado elegir a quién o qué situación fotografiar. Siempre me hubiera gustado hacer una foto reportaje de cualquier escritor que me apasiona, estar junto a él o ella, día tras día y humanizar las historias que hay detrás de los grandes libros de mi biblioteca. Las manos de Edward Hopper, los ojos de Marco Aurelio, por volver a nombrarlo, o los cajones con los diarios de Anaïs Nin. Hay muchos personajes que me gustaría o me hubiera gustado fotografiar. Lo que es seguro que siempre prefiero describir personajes que acontecimientos o lugares.”

Carlos Medina

Un recuerdo olvidado

Auto consejo

“Por último, un consejo que me daría a mí mismo antes de empezar en todo esto: atreverme a comunicar lo que siento, que no me dé vergüenza, que no piense tanto en lo que puedan opinar sobre mí porque lo que de verdad importa en última instancia es que me sienta honesto y sincero conmigo mismo; es ahí cuando empecé a sentir que tenía un lugar.”

 

Un proyecto editorial

 

carlos medina

carlos medina carlos medina carlos medina

 

carlos medinacarlos medina

El autor Carlos Medina

Para conocer mejor su trabajo:

WEB: https://cmedless.mypixieset.com/

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/cmedless/

carlos medina

Carlos Medina, fotógrafo y escritor