El IVAM ofrece una nueva exposición Contracultura: Utopía, resistencia y provocación en València, que se podrá visitar hasta el 17 de mayo de 2020 y recorre algunas de las propuestas de la contracultura valenciana de los años 70 y 80 del siglo XX.

contracultura ivam

Vía El Periòdic.com

El IVAM expone la cultura fuera de los márgenes

Contracultura: Utopía, resistencia y provocación en València es un repaso a las manifestaciones artísticas alternativas a la ortodoxia de la época, que florecieron en Valencia en los años 70 y 80, durante los últimos años del franquismo y el comienzo de la democracia.

Comisariada por Alberto Mira, profesor de cine en Oxford y experto en la materia, la exposición reúne más de 250 objetos que recuperan parte de la identidad valenciana de la década de los 70 y 80.

contracultura ivam

Reinventando la imagen colectiva valenciana

Uno de los objetivos de la contracultura es reinterpretar las ficciones que una sociedad se cuenta a sí misma, buscando alternativas a las mitologías oficiales que tratan de consolidar cierta imagen colectiva.

En Valencia, durante esos años, existieron narrativas muy claras sobre ese “nosotros”, y la contracultura nace como una resistencia a tomarlas demasiado en serio.

El talento mediterráneo que glorificaba la propaganda oficial tuvo así su contrapartida en la contracultura, que insistía en que las cosas no tenían que ser así. La contracultura se opone no sólo a los contenidos de la cultura oficial, sino también a sus formas: trabaja con otros materiales y se manifiesta en circuitos alternativos.

La exposición está protagonizada por esos formatos alejados de la ortodoxia: tipografías, collages, fanzines, grafitis, carteles y otras manifestaciones culturales críticas con la “versión oficial de los hechos”; como fueron las Fallas.

contracultura ivam

Burguitos. Cráneo de fallera radioactiva. Contraportada del fanzine El Gat Pelat, núm. 4, 1978.

Contracultura: Utopía, resistencia y provocación en València abarca múltiples facetas de cómo el arte luchó contra la dictadura moral de lo establecido. La exposición muestra cine underground de la época, cómics alternativos -como Lupe Veloz (1969) de Equipo Realidad-, obras feministas de las pintoras valencianas Ángela García y Isabel Oliver, entre otras; así como un repaso a los principales exponentes de la música punk valenciana.

En este muestrario se pone de manifiesto cómo el arte consiguió sobrepasar los límites de la censura y las presiones políticas. Y cómo, a través de la contracultura, la calle habló reclamando libertad.

Portada de Ajoblanco especial Fallas.