WYSIWYG - Calibración de un plotter por medio de un espectrofotómetro.

 

Es posible que nos hayan convencido en alguna ocasión de que una buena gestión del color posibilita este objetivo, WYSIWYG, esta expresión que en realidad son las iniciales de la frase inglesa “What You See IWhat You Get” traducido al castellano “lo que ves es lo que obtienes” dista bastante de que sea del todo cierta, y muchos afirman que es totalmente imposible, por lo menos al cien por cien.

 

La gestión del color y WYSIWYG

 

Aunque la gestión del color haya llegado en su largo recorrido a ciertos avances, sobre todo propiciado por las tecnologías más avanzadas de la actualidad: mejores respuestas de los monitores, calibradores de pantalla, software de calibración, etc., es posible conseguir que un monitor refleje o simule las limitaciones de una impresora o una máquina de imprimir, pero que no solventan del todo las diferencias del entorno de visualización de los dispositivos: emisión o reflexión. Que quiere decir esto, pues que los monitores emiten luz (cuanto más luz emite es más blanco, si no emite luz es negro), y un papel impreso con tinta refleja la luz (si refleja toda la luz es blanco y si no la refleja su apariencia es negra), y estas dos diferencias son cruciales para las sensaciones que recogen nuestros ojos.

Que la gestión del color es la mejor forma de conseguir la reproducción del color y evitar con ella desviaciones, es indiscutible, pero quizás sea exagerada su defensión a ultranza, ya que no siempre se consigue el WYSIWYG.

Una prueba visual representada en un monitor, es posible que coincida en cierta medida a la hoja impresa, pero nunca afirmaremos una identidad total, mientras existan diferencias de sistemas de representación, esto será así. No solo lo digo con respecto a emisión y reflexión, si no dentro de los mismos campos de representación: Offset, plotter, impresora, proyector, monitor, etc.

Pienso que todo sistema de prueba o representación necesita de una interpretación en mayor o menor medida dependiendo de la experiencia y de la sensibilidad del observador. La administración del color, no consiguirá que nuestro monitor y nuestra impresora produzcan un color idéntico, pero sí producirán una coincidencia visual cercana y consistente, que con cierta habilidad, podremos utilizar como pronosticador preciso de la reproducción final.

 

La gestión del color pasa por una buena calibración del monitor.

WYSIWYG - La gestión del color comienza con una buena calibración del monitor.