Gestión del color entre la pantalla y el papel

 

Consejos para imprimir bien tus documentos

Es posible que nos sintamos decepcionados cuando vemos el resultado impreso de nuestro trabajo cuando llega a nuestras manos, pero normalmente sucede por dos razones, no estamos trabajando en un entorno controlado de gestión del color, y además no tenemos en cuenta que no es lo mismo la luminosidad de una pantalla que la reflexión de la luz sobre un papel y que el espectro de color de un monitor es muy superior al de las máquinas de imprimir.

En este post, voy ha daros algunos consejos para que esto no ocurra, técnicas que en La Imprenta CG online utilizamos normalmente para conseguir que lo que vemos en la pantalla se refleje en el resultado impreso.

 

 

Calibración del monitor

 

La calibración o linealización de un monitor es el principio de una buena concordancia de color entre lo que vemos en el monitor y lo impreso, hay más factores, pero este es primordial. Supongamos que nuestro monitor deriva hacia el rojo, nosotros intentaremos que nuestra imagen no sea tan roja, y entonces actuaremos en consecuencia, sin darnos cuenta de que estamos convirtiendo la imagen en el reino de los colores complementarios del rojo, es decir, que cuando imprimamos esta imagen en la impresora o imprenta nos saldrá verde, y nos preguntaremos ¿por qué? y maltrataremos verbalmente o de pensamiento al impresor o a la impresora, por no hacer lo que nosotros queremos.

Conseguir una calibración profesional del monitor es caro, pues necesitas un espectrofotómetro para medir los colores en la pantalla, y un software capaz de crear un perfil ICC que compense la desviación, pero es la única manera fiable de estar seguros de que nuestro monitor refleja la realidad de un estándar, también hay monitores en el entorno profesional, que se auto calibran evitando en cierto modo esta problemática.

En el ámbito de la autoedición a nivel del usuario no profesional, que como he comentado en ocasiones, cada vez es mayor, tenemos que lidiar con el monitor que tenemos, que normalmente es el que nos podemos permitir, sea de tubo CRT o digital TFT, pero de todos modos, tenemos que buscar algún modo de solventar este problema, utilizando métodos más o menos útiles, pero que nunca llegarán a la efectividad de una calibración profesional. Hay aplicaciones como QuickGamma, Atrise Lutcurve u otras que pueden ser útiles a tal efecto.

Una vez calibrado, tenemos que conseguir que esta linealización-caracterización, perdure en el tiempo, realizando calibraciones periódicas para comprobar el estado del monitor, hay que saber que los monitores no son eternos y que varían sus características con la edad, pierden luminosidad y contraste así como respuesta al color.

 

Gestion del color en la imprenta

 

Los perfiles ICC

 

Esos desconocidos, ¿qué es un perfil ICC? básicamente es una base de datos en la que se almacenan características del color en un formato estándar de comunicación entre dispositivo, estos están basados en estándares promulgados por el Consorcio Internacional del Color, seguro que en la red encontrareis explicaciones más extensas de este concepto, nosotros nos vamos a centrar en su utilidad.

En este mundo tan variado del color, es necesario poner un poco de orden para poder aclararnos y poder intercambiar datos e imágenes de una manera segura y repetible, y ahí tenemos los perfiles ICC para que nos echen una mano. A parte de estos, existen diversas normativas para poder controlar las variables del color como son las normas ISO, concretamente las relacionadas con el color y la impresión.

Los perfiles ICC son un seguro de portabilidad, siempre que todas las partes implicadas jueguen al mismo juego, es decir que todos utilicen las mismas normas para gestionar el color, y que todos los documentos que se manipulen tengan su DNI incorporado o como se dice incrustado, es decir grabado en el archivo del documento, el ICC (el DNI de los archivos de color).

 

Colores RGB y sus superposicionesColores CMYK y sus superposiciones

Los perfiles en las Imágenes

 

Las imágenes pueden estar basadas en diferentes tipos o modos: RGB, LAB, CMYK, y algunos más, está claro que no me voy a poner a explicar todos, que esto ya se está haciendo demasiado largo, nos centraremos en RGB y CMYK los más comunes dentro de la edición.

Imágenes RGB archivos directamente relacionados con los monitores y la luz, están compuestos por tres valores: rojo, verde y azul, y con la combinación de estos se obtienen todos los color de su espectro de color, dependiendo del perfil ICC que contenga la imagen, tendremos imágenes con gamas distintas que pueden pasar de gamas estridentes con colores al borde del espectro o perfiles más apagados con colores más controlados. Podéis hacer una prueba, abrir una imagen en Photoshop, y asignarle los distintos perfiles: Adobe RGB (1998), Color Match, sRGB, Wide Gamut, etc., veréis la variación de color entre unos y otros, por eso de la importancia de identificar correctamente las imágenes o los archivos con un perfil ICC.

Por otro lado tenemos las imágenes CMYK que son en realidad los tipos de archivo que se utilizan en el mundo de la impresión offset: cian, magenta, amarillo y negro, que también están etiquetados con ICC, con estos perfiles de salida, se idéntica la manera de imprimir de las máquinas, es decir la caracterización, por ejemplo: en un perfil Fogra 39, están guardadas las lecturas de los colores de impresión teniendo en cuenta la ganancia de punto, la colorimetría de las tintas y la lineatura de impresión, así como el soporte sobre el que están impresos, todos estos relacionados con las normas ISO 12647 que son un estándar de color para la industria gráfica conocido en todo el mundo.

Por lo tanto cuando abramos una imagen en nuestro ordenador tenemos que cerciorarnos de que tienen un perfil ICC incrustado, sobre todo si es RGB, si no lo tiene incrustado, no sabremos realmente como es y tendremos problemas, además procurar que cuando la guardemos siempre se incorpore el ICC al archivo, así nuestra comunicación será perfecta.

 

Papeles para imprenta

 

El papel

 

El papel es un elemento que también influye en el resultado de la impresión, hay papeles estucados que dan mejor calidad de impresión y papeles no estucados que tienen un mejor tacto, pero que su impresión es peor si nos fijamos en la calidad de impresión. En el mundo de la impresión normalizada, existen cinco tipos de papel: estucado brillo, estucado mate, estucado en bobina, no estucado blanco y no estucado amarillento, con estos papeles se realizan distintos perfiles ICC para almacenar los datos de caracterización de los mismos.

Por supuesto que existen innumerables tipos de papel con texturas y características diferentes, pero no están normalizados, y los resultados pueden ser impredecibles.

 

Espectro de color visible

 

Conclusión

 

El tema de la gestión del color es muy complejo, podemos tomar medidas si conocemos las características de impresión de nuestro proveedor, pero puedo aseguraros que el cien por cien de efectividad no existe, siempre hay un margen de error, cuanto más controlemos todos los factores menos desviación tendremos.

Nosotros en La Imprenta Comunicación Gráfica, ponemos todos los medios para que la impresión sea lo más acertada posible y que cumpla con las expectativas de nuestros clientes, pero no todos los proveedores hacen lo mismo.

Hagamos bien los deberes y elijamos bien con quien vamos a trabajar, para que cuando recibamos el impreso, se parezca lo más posible a lo que vemos en la pantalla.