Como entregar los trabajos


Todos los trabajos serán entregados en formato PDF

 

Un PDF bien generado contendrá todos los elementos necesarios para imprimir con éxito un trabajo. El archivo PDF se crea a partir de una aplicación de maquetación, como puede ser InDesign de Adobe, QuarkXPress, Scribus, etc., normalmente utilizadas para realizar libros, FreeHand o Adobe Illustrator, se utilizan para realizar folletos, carteles, etc., también se pueden generar pdf desde editores de texto como Microsoft Word, etc. Un PDF correcto se basa en un archivo de calidad de una aplicación nativa, del que nos aseguraremos que contenga sangrados, imágenes en el espacio de color correcto y fuentes de calidad.

 

Las imágenes

 

Los problemas más comunes en los PDF los plantean las imágenes situadas en un espacio de color incorrecto, las imágenes con una resolución inadecuada, o las imágenes con un nivel inadecuado de compresión (jpeg calidad baja). Un archivo nativo que contenga imágenes con una resolución apropiada asegura que estas se imprimirán con claridad, nitidez y sin pérdida en los detalles. También hay que prestar atención a los objetos vectoriales (líneas, fondos, textos), que deberán estar en CMYK, nunca en formato RGB o colores especiales o pantones. La resolución adecuada estará en torno a los 300 dpi, si no se busca excesiva calidad, una resolución igual o superior a 200 dpi será suficiente, si utilizamos más se 350 dpi no conseguiremos mayor calidad y sin embargo los archivos se volverán más grandes y pesados, provocando que la transferencia de los mismos sea más larga y que la gestión sea más lenta. Hay que tener en cuenta que si las imágenes se redimensionan en el programa de maquetación, la resolución aumentará o disminuirá proporcionalmente.

Importante: Los datos, que han sido creados en un programa de edición de imágenes como p. ej. Photoshop, sólo deben estar en formato TIF o JPG. Los datos deben ser reducidos al nivel de fondo (acoplados) y no deben contener canales alfa ni máscaras de niveles.

Las imágenes a las que se les aplica demasiada compresión se ven afectadas en su calidad y ello se verá reflejado en el resultado final, a la hora de imprimir. Los dos métodos de compresión de uso más común son ZIP y JPEG. La compresión ZIP no implica pérdida y no afecta en absoluto a la calidad de la imagen, este tipo de compresión funciona bien con imágenes que contengan áreas grandes de color sólido. La compresión JPEG supondrá una cierta pérdida, lo cual significa que se producirá un deterioro en la calidad de la imagen. Para evitar esto, usaremos la opción de calidad máxima al comprimir un archivo en JPEG.

Las imágenes para la producción impresa deben convertirse del espacio de color RGB a CMYK o en escala de grises si las imágenes son en blanco y negro, en nuestro caso, si las imágenes son en color, aconsejamos elegir como perfil CMYK el ICC ISOCoated v2 (ECI), y hacer la conversión con un propósito de conversión percentual y usando la compensación de punto negro que existe en Adobe Photoshop. Este perfil se encuentra en (http://www.eci.org), en el apartado de descargas, bajo el título (perfiles ICC de ECI) y con el nombre (ECI_offset_2007.zip). de toda la serie elegiremos ISOcoated. El perfil ICC denominado FOGRA 39, también podría ser utilizado, realizando la conversión de la manera anteriormente mencionada. Si las imágenes ya están en CMYK dejarlas tal cual.

 

Fuentes

 

Una de las ventajas del formato PDF es la opción de integrar las fuentes en el archivo, pero hay que tener presente, sin embargo, que algunas fuentes incluyen restricciones de licencia; esto significa que no pueden integrarse en un PDF. Hay fuentes que pueden ser obtenidas de un proveedor desconocido o de un sitio de programas de libre acceso (freeware) y que es posible que nos den este problema. Hay aplicaciones que tienen la posibilidad de trazar los textos, es decir convertir las fuentes en elementos vectoriales (dibujos de línea), es una buena opción para evitar el problema mencionado. También cerciorarse que en las preferencias de creación de pdf, está marcada la opción de incrustar todas las fuentes.

 

Grosores de línea

 

En líneas positivas (líneas oscuras en un fondo claro) se debe utilizar como mínimo un grosor de 0,25 pt (0,09 mm). En líneas negativas (líneas claras en un fondo oscuro) se debe utilizar un grosor de al menos 0,5 pt (0,18 mm). Por favor tenga en cuenta: Sobre todo al reducir el diseño gráfico, que los grosores de las líneas puede que también se reduzcan y se queden demasiado finas.

 

Tener presentes los sangrados

 

Hay que asegurarse de que se han creado los sangrados adecuados (3 mm) en el archivo de la aplicación de diseño, y que están presentes en el PDF resultante. Por lo general, estas opciones son simétricas (la misma cantidad de sangrado en todos los bordes de la página) o asimétricas (permiten definir cantidades diferentes de sangrado para cada borde de la página) en cambio hay programas de autoedición que no contemplan esta opción como puede ser Microsoft Word (en el apartado como crear un pdf explicamos como salvar esta situación).

 

Especiales y colores directos

 

Si el documento contiene colores especiales (tintas planas) asegúrese en convertirlos en color CMYK. Igualmente todos los colores que van impresos estarán en formato CMYK y no en RGB. Un texto o línea que esté coloreado con negro o gris compuesto o con registro, dejará ver descases de colores y partes blancas, por lo tanto tendrá que estar definido como negro único (p. ej. cyan 0%, magenta 0%, amarillo 0%, negro 100%).

 Los fondos negros es recomendable que sean generados con un solo negro 100%, sobre todo si hay textos calados en blanco.

 

Recuerde que un buen archivo PDF será creado a partir de un buen archivo de edición. Tómese el tiempo necesario para preparar con cuidado el archivo nativo, este es el principio básico para conseguir un buen producto impreso.